Charlota de frutos rojos (segundo premio del VII Concurso de tartas con frutos rojos de Villaviciosa, Asturias)

Estamos en época de frutos rojos y hay que aprovecharlos. Si además participamos en un concurso y quedamos segundos, hay que festejarlo. Queremos compartir esta receta que tantas satisfacciones nos ha dado. Esta tarta es ideal para el verano porque se sirve fría y gusta a todo el mundo por su mezcla de sabores suaves y refrescantes.
Ingredientes:
Bizcochos de soletilla blandos (500g).
Medio litro de leche entera.
40 g de maizena.
300 g de frambuesas.
230 g de azúcar.
100 g de agua.
Cuatro hojas de gelatina.
Cuatro yemas.
Un lazo de un metro del color que más os guste.
Unas hojitas de menta.
200 de arándanos, frambuesas y grosellas para adornar.

Forramos un molde redondo grande con los bizcochos de soletilla en el fondo y alrededor del molde, teniendo especial cuidado para que queden bien sujetos.
Hacemos una crema pastelera de la siguiente forma:

  1. Ponemos 400ml de leche con 100 g de azúcar y un poco de canela/ vainilla/ cáscara de limón (todo opcional) en un cazo. Aparte desleímos en 100cl de leche, 30 g de azúcar ,40 de maizena y tres yemas en un bol. Ponemos al fuego suave el contenido del cazo y cuando empiece a calentar añadimos poco a poco el contenido del bol y removemos con las varillas poniendo especial cuidado en que no se pegue al fondo. Cuando vemos que ya está espesa la mezcla, la retiramos. Ya tenemos una crema pastelera muy rica y muy suave y con el punto justo de azúcar.
  2. Dejamos 4 hojas de gelatina en abundante agua fría durante siete minutos. En otro cazo ponemos las frambuesas con 100g de azúcar, ponemos al fuego y dejamos que se mezclen bien. Una buena idea es pasar la batidora para que queda más fino el puré. Cuando este lista la gelatina, la añadimos a la mezcla caliente para que se deshaga bien. Reservamos hasta que quede tibia.
  3. Atención! Para montar la tarta hay que esperar a que enfríen los ingredientes. Tanto la crema pastelera como la mermelada tienen que estar fríos.
    Procedemos a preparar la tarta: vertemos sobre la capa de bizcochos del molde la crema pastelera que hemos hecho, ponemos una capa de bizcochos de soletilla, añadimos otra capa de mermelada de frambuesa y repetimos la operación con los bizcochos. Si os sobró crema pastelera y queréis añadir otra capa, perfecto. Si la dejaís toda la noche en la nevera mejor que mejor.
    Antes de servir colocáis en la parte de arriba los frutos rojos que más os gusten y adornáis con unas hojitas de menta.
    Y ¿ el lazo rojo?
    Para que quede más bonito y no se nos caiga ningún bizcocho, podemos poner un lazo del color que más nos guste.
    Postre rico, con frutas de proximidad y coqueto. ¡¡¡ A disfrutar!!!
Pilar Tuero recibiendo el premio.

Ideas saludables con arándanos

Esta semana celebramos el VII certamen de frutos rojos en Villaviciosa. Una estupenda ocasión para recordar lo sanos que son y las múltiples propiedades que tienen para nuestro organismo. Si los consumimos habitualmente hacemos un gran favor al comercio local o de proximidad y cuidamos nuestra salud. Aquí tenéis algunas recetas simples y variadas para sacar todo el partido posible a los arándanos, moras, grosellas, fresas y frambuesas. Ya sea en desayunos, picoteos, postres o brunches, los frutos rojos son una opción excelente que protegerán nuestro cuerpo con sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.
Tenemos que decir que todos los ingredientes (menos los mangos y las cerezas) son asturianos; el yogur ecológico es de los Caserinos, los frutos rojos son de la plantación el Llano en Fuentes, el pan es de Pušáki y las fresas y la mermelada de ruibarbo son de la huerta El Triangulo en Quintueles. Las naranjas y limones son de nuestros árboles. El próximo año esperamos que las plantaciones de aguacates que hay en diversos puntos de Asturias puedan ya estar a disposición de todos los asturianos.
Preparamos un mantel coqueto y disponemos todo lo que necesitamos; con los ojos también se come y es importante cuidar los detalles y encontrar color en los platos.
Aquí os presentamos distintas opciones

1 Desayuno/merienda básico:
a) Ponemos en un plato pequeño fresas, arándanos y moras.
Añadimos un cuenco de nueces, que son cardiosaludables y una fuente excelente de Omega Tres.
Para los que no quieren prescindir del pan, tenemos pan de centeno integral al que le podemos añadir mermelada de ruibarbo con jengibre o mermelada de piescos de L’Ayerán. Para hidratarnos bien, ponemos una naranja y un limón en una jarra de agua y llenamos hasta los topes. Si echáis en falta algo de dulzor podéis añadir un poco de miel. Rico, refrescante y muy bueno para desintoxicar el cuerpo.

b) Esta opción es muy parecida a la anterior, pero sustituimos la mermelada de ruibarbo por la de piescos y añadimos más moras y cerezas.

2 Desayuno con mucha fruta:

Ponemos en la mesa una cesta con frutas variadas y una macedonia con moras, kiwis y mango. Nos tomamos un buen zumo de naranja recién hecho o de arándanos (se pueden mezclar y está delicioso) y hacemos con una rebanada de pan de centeno una tostada con mermelada de piescos. Para que sea más contundente, añadimos a nuestro fiambre favorito (en este caso es pavo con pistachos y trufas) unas rodajas de aguacate con nueces aliñada con nuestro aceite de oliva favorito.

3 Mini brunch:

Para beber, zumo de arándanos del Llano, que es súper depurativo y está riquísimo. Para comer, ponemos en un plato una loncha de pan de centeno untada con aguacate y adornada con unas nueces y unas lonchas de jamón serrano. Añadimos un cuenco con cerezas, otro con copos de espelta integrales sin azúcar y un plátano y terminamos con un batido de mango y yogur griego adornado con arándanos y manzana (la receta está en www.ricoyfresco.com)

4 Brunch especial:
Si un domingo queréis hacer un brunch en condiciones, esta opción es muy sana y muy completa.
Ponemos en un plato un huevo a la plancha, una rebanada de plan de centeno integral y unas rodajas de tomate y aguacate. Además de nuestra cesta variada con manzanas, kiwis, albaricoques y plátanos, ponemos unos arándanos, cerezas y moras en un cuenco. Para tener nuestra porción de proteína, añadimos una lonchas de jamón serrano aliñadas con aceite de oliva. Otro cuenco con nueces y pistachos será el broche a este desayuno. Nos hidratamos con agua de cítricos. Con este brunch tenéis el buen comienzo del día asegurado.

5 Picoteo playero:

Venimos de la playa cansados y hambrientos pero… no queremos comer demasiado porque nos apetece salir a cenar. Este es un tentempié muy rico y os ofrecemos dos variedades. Para beber tenemos zumo de arándanos o agua de cítricos. Si nos apetece un poco de yogur ecológico sin azúcar, tenemos el Bio Caserinos al que le podemos añadir arándanos, fresas o moras. Simplemente delicioso. Si queréis comer un poco de pan con mermelada y nueces para no desfallecer hasta la cena, perfecto, pero si os apetece un poco de golosina, hemos hecho un pudding con pan duro del día anterior, leche, huevos y arándanos. Hemos puesto un poco de panela para que no esté muy dulce y le hemos añadido frambuesas para decorar.

6 Merienda para niños /adultos golosos:
¿A que niño no le apetece para merendar este plato llenos de sabores intensos?
Hacemos unos frixuelos o tortitas de queso (ver recetas en nuestro blog www.ricoyfresco.com)
añadimos unas bolas de vainilla o el sabor que más nos guste, añadimos mango, arándanos y grosellas y para darle un toque hacemos una crema con queso y fresas y la ponemos con las tortitas. Os aseguramos que esta merienda es súper sana y que gustará a todos los niños.
Solo con verla, ya apetece comerlo.

Recetas con frutos rojos.

En nuestro blog www.ricoyfresco.com tenéis las siguientes recetas con frutos rojos en el apartado postres:
1.Cheesecake de cerezas ideal para cualquier celebración.
2.Tarta de frambuesa y avellana.
3.Tarta Diana (tarta de queso adornada con frutos rojos),
4.Tarta de arándanos a la italiana. Inspirada en el Tiramisú tradicional.

Exquisitas berenjenas a la marinera con toque rico y fresco

Solíamos hacer las berenjenas con carne picada, pero esta vez hemos decidido hacer algo distinto y rellenarlas de marisco y otras cositas. Ricas, distintas y muy muy sanas.

Ingredientes para dos personas:
Dos berenjenas normales.
Una lata de bonito.
Un diente de ajo.
Una cebolla.
Cuatro palitos de cangrejo.
Cuatro langostinos.
Una guindilla.
Tres cucharadas de aceite de oliva virgen.
Diez cucharadas soperas de salsa de tomate buena.
Sal y pimienta.
Cuatro/seis cucharadas de queso rallado parmesano.

Procedemos:
Cortamos las berenjenas por la mitad y las vaciamos con una cuchara vaciadora. Una vez que esté el relleno listo, lo ponemos en un bol y lo cubrimos con leche para que pierda el amargor. Dejamos reposar unas tres horas. Pasado ese tiempo, lo escurrimos bien. Ponemos a dorar en una sartén el ajo, la cebolla y la guindilla. Añadimos el relleno de berenjena. Dejamos que todo se haga lentamente hasta que tenga una consistencia dorada. (Si cortamos el relleno de berenjena en trozos finos con una tijera se hacen antes) Añadimos e bonito con el tomate y los palitos de cangrejo que previamente mezclamos en un bol y ponemos los langostinos bien picados. Salpimentamos al gusto
Con las carcasas de las berenjenas tenemos dos opciones: si solo queremos comer el relleno, las ponemos tal cual están, pero si se quieren comer también, hay que ponerlas previamente en el horno fuerte unos diez minutos para que se hagan .
Ahora solo nos queda rellenar las berenjenas y cubrirlas con el Parmesano . Quince minutos en horno precalentado y ya tenemos nuestro plato. Servir inmediatamente.
Esta receta es un poco laboriosa por el tiempo que lleva vaciar las berenjenas, pero el resultado es estupendo, rico, fresco y sano para disfrutar en familia .

Y como dice la frase popular: “Berenjenas, ni hinchan, ni llenan.”

Galletas súper ricas sin harina ni mantequilla

Estas galletas son perfectas para cualquier ocasión, son sabrosas, nutritivas y originales. Si queréis tener un detalle con alguien, en vez de comprar unas pastas, podéis hacerlas vosotros mismos. Quedaréis muy bien y no estaréis mucho tiempo en la cocina. Os aseguramos que no defraudarán.
Especiales para los amantes de los frutos secos

Receta para veinte galletas
200 g de avellanas.
3 claras de huevo (mejor comprarlas liquidas para no desperdiciar las yemas).
15 nueces.
5 cucharadas de azúcar.
2 cucharadas de pasas sultanas.

Dificultad cero y tiempo de preparación quince minutos. ¿Os animáis?

Ponemos las avellanas en la batidora y las picamos teniendo cuidado que no queden muy finas. La gracia de estas galletas es encontrar trocitos de avellana, no que queden totalmente molidas. Batimos las tres claras a punto de nieve y las mezclamos con las avellanas. Mezclamos bien y añadimos el azúcar. Tendremos entonces una pasta muy ligera, que haría una galletas muy finas. Como la intención es hacer galletas consistentes y con trocitos, añadimos quince nueces, recién peladas y molidas gruesas y dos cucharadas de sultanas. Con ayuda de dos cucharas hacemos unas bolitas y las metemos en el horno previamente calentado a 180ºC. En quince minutos ya tendremos las galletas. Y que bien huelen…
Si os da pereza moler las avellanas o pelas las nueces, siempre tenéis la posibilidad de comparalas ya molidas, simplifica el tiempo y lo hacéis en cinco minutos, pero el resultado no es tan casero ni en la textura ni en el sabor.
Este dulce es apto para celíacos e intolerantes a la lactosa ya que no lleva ni lacteos ni harina.¡¡¡ A disfrutar!!!

Y como decía Salman Rushdie:

«En la galleta de la vida, los amigos son las chispas de chocolate».

Deliciosa y súper cremosa tarta/flan de avellana (apto para celíacos e intolerantes a la lactosa)

Este postre es una mezcla de tarta y de flan. Al hacerlo, la parte de arriba queda como un flan y la de abajo como un bizcocho. La mezcla es original y si lo acompañáis con una bola de helado de chocolate, el resultado es espectacular. Como no lleva levadura, no tenéis ningún peligro de que no suba o quede raro, por consiguiente siempre es una buena opción cuando hay invitados o gente golosa alrededor. Además es el postre del tres, fácil de hacer y fácil de recordar.
A ello.

Ingrediente para seis personas:
Tres tazas de leche desnatada o entera (o si queréis sin lactosa)
Tres huevos frescos
Tres tazas de avellanas molidas
Tres tazas de azúcar.

Y eso es todo. Mezcláis todos los ingredientes y metéis en el horno previamente calentado a 180ºC y al baño María. Después de una media hora, retiráis y dejáis enfriar en el molde.
Nuestros trucos: si lo hacéis la noche antes y guardáis en la nevera en su molde y tapado con un plástico, estará mucho más sabroso. El reposo le viene bien. Otro toque es decorar el flan con un poco de mermelada de frambuesa disuelta con vuestro licor favorito para que tenga brillo extra.

Y si vais a comprar avellanas, recordar el refrán castellano:

“Las avellanas vanas, hacen más ruido que las sanas.”

Puré super cremoso para después de estas fiestas

Nuestro puré.

Hoy ofrecemos un puré muy sencillo y muy apropiado para volver a retomar hábitos saludables. Disfrutamos mucho de la variedad de estás fiestas, pero es fácil caer en los excesos y empacharse de dulces. Así que hoy ofrecemos un puré rico fresco y muy muy sano.

Ingredientes para cuatro personas

Dos patatas normales
Una calabaza cacahuete
Un batata grande
Dos cebollas medianas
Un litro de caldo de verduras bueno
Cuatro lonchas de jamón serrano
Una guindilla
Dos quesitos
Aceite de oliva virgen extra
Pimienta negra
Sal.

Un truco para poder preparar la calabaza sin problemas es este: se parte la calabaza a la mitad transversalmente y se pone en el microondas unos cuatro minutos a máxima potencia. Una vez que la calabaza se reblandece es más fácil pelarla y cortarla en trozos.
A ello. Picamos las dos cebollas finas y las ponemos con cinco cucharadas de aceite a fuego lento hasta que estén doradas. Añadimos las patatas cortadas en trozos, la batata, los trozos de calabaza y rehogamos bien, añadimos la guindilla, medio litro de caldo, medio vaso de agua y lo dejamos cocer a fuego lento. Cuando esté todo cocido, añadimos los quesitos y trituramos bien con la batidora. Se puede rectificar con un poco de caldo si os gusta que quede más líquido. Probamos como está de sal y la echamos si es necesario.
Antes de servir freímos cuatro lonchas de jamón el la sartén hasta que se tuesten y las ponemos en el puré una vez servido. Añadimos la pimienta negra al gusto.
Este puré queda muy sabroso y tiene montón de vitaminas y antioxidantes. Además todavía tenemos muchas calabazas cacahuete en el mercado y hay que aprovechar.
Bon appetit.

Sabrosísima ensalada de escarola con frutas, nueces, queso y alguna sorpresilla.

Ensalada de escarola.

La escarola es típica de navidad y es ahora cuando la encontramos fresca y sabrosa. Aunque algunas personas la encuentran un poco amarga, preparada con el aliño ideal y con los aditamentos apropiados, esta ensalada es súper completa porque tiene proteínas, vitaminas y sobre todo, mucho sabor mediterráneo.

Ingredientes para 5/ 6 personas
250 g de escarola
seis nueces
Un trozo de queso semi curado / tierno ( unos 70 g)
Una manzana Fuji pequeña
Un caqui
Un kiwi
Una lata de anchoas buenas en aceite de oliva
Aceite y vinagre
una cucharadita de miel.
Sal del Himalaya

Esta ensalada es un plato de los nuestros, rico y fresco y la mezcla de sabores os cautivará. Lo más tradicional en estas fiestas es hacerla con granada, pero la opción con kiwi y caqui, frutas de temporada, nos parece una variación muy acertada.
A ello, que es facilísima.
Ponemos la escarola en una fuente alargada y añadimos la vinagreta y sal al gusto. La medida tradicional de la vinagreta es dos cucharadas de vinagre por seis de aceite. Para los que sois nuevos, la vinagreta se hace muy bien en una tarro de cristal porque le ponemos la tapa y la batimos bien hasta que quede bien mezclada.
Añadimos la vinagreta a la escarola y revolvemos bien para que quede impregnada. Nosotros la hicimos ligerita, si os gusta mucho, podéis hacerla más abundante y añadir con huevo duro picado fino.
Un vez que está la ensalada aliñada, ponemos las anchoas, la manzana y el kiwi cortados en trozos pequeños y el queso cortado en cuadraditos. Añadimos las nueces y decoramos con el caqui alrededor de la fuente.
Finalmente añadimos la cucharadita de miel procurando que quede en hilos finos por todo la ensalada .
La servimos bien fresquita de entremés y a disfrutarrrrrrrrrr.
Bon appetit.

Y como dice el refrán:

Guiso súper casero de Palometa a la marinera.

La palometa no es un pescado que se encuentre frecuentemente en los menús diarios, si siquiera en menús especiales, los asturianos somos más de bacalao, merluza, dorada… pero esconde un secreto tras su deliciosa carne blanca: esun pescado muy rico en proteínas de alto valor biológico y en vitaminas del grupo B. Dos buenas razones para consumirlo, su carne suave y sabrosa y su poder regenerador de nuestras células. La palometa está muy rica rebozada y frita con limón pero nosotros hemos hecho un plato de cuchara, que tan bien nos viene estos días fríos de noviembre.

Ingredientes para cuatro personas.
Una palometa de algo más de un kilo
Doce langostinos ya cocidos
Una cebolla grande
Un diente de ajo
Un bote de salsa de tomate
Media cucharadita de pimentón dulce/picante.
Dos patatas grandes
Aceite de oliva virgen extra
un bote pequeño de pimientos del piquillo
Un litro de caldo de verduras/ pescado
Una cayena ( para los atrevidos)
Harina para rebozar
Sal del Himalaya
Unas hojitas de perejil

Procedemos:
Pedimos en la pescadería que nos quitaran la piel y la cabeza de la palometa, de manera que nos quedaron unas filetes de lo más aprovechables, como la palometa tiene poca espina este es un plato que se puede hacer para todos los públicos.
Enharinamos y salamos la palometa y la pasamos por la sartén sin apenas aceite para que se haga muy por encima y reservamos en una fuente. En la olla a presión ponemos el ajo picado, la cebolla troceada, un poco de perejil y las patatas cortadas más bien grandes. Ponemos cuatro cucharadas de aceite de oliva y el pimiento del piquillo para rehogarlo todo junto. Cuando la cebolla empieza a dorar añadimos el caldo de verduras y el tomate y ponemos la olla a fuego rápido, dejándola cocer a presión 5 minutos. Ahora que tenemos las verduras listas, añadimos el pescado y lo dejamos cocer todo junto dos minutos con la olla abierta. Cuando el guiso está listo ponemos el pimentón dulce/ picante y añadimos los langostinos cocidos y pelados. Si se hace la noche antes, va cogiendo sabor y el resultado es un plato de cuchara rico, nutritivo y muy muy sano.
Bon appetit.

Y si queréis estar sanos y tener una salud envidiable, seguid el consejo del cantante Aaron Neville.

Frescos y ricos tomates verdes fritos (estilo asturiano)

Muchos habréis visto la película así titulada. Cuando vimos en el mercado unos tomates asturianos de temporada verdes y muy grandes nos acordamos de la película y miramos la receta en internet. No es la misma variedad de tomates que utilizan en América, claro está , y nosotros los hemos rebozados en pan rallado que viene con ajo y que le da un punto muy bueno. Nos ha parecido una forma súper rica y original de comer tomates y es una receta sorprendente porque queda crujiente y muy sabrosa.
Ahí vamos
Ingredientes para cuatro personas:

  • Dos tomates muy frescos y verdes.
  • Un poco de pan rallado con ajo y perejil.
  • Harina de trigo.
  • Harina de maíz.
  • 125 ml de leche.
  • Un huevo batido.
  • Sal.
  • Aceite de oliva.

Lo primero que hay que hacer es comprar harina de maíz de la de preparar tortillas y arepas (no maizena), que se puede encontrar en cualquier supermercado o tienda latina.
Se lava y se cortan los tomates en rodajas finas, desechando la parte superior y la inferior. Se salan con sal fina y se dejan reposar sobre papel de cocina, para que absorba el exceso de líquido..
Batimos la leche con el huevo en un cuenco y ponemos en un plato una mezcla a partes iguales de harina de trigo y de maíz. En otro plato ponemos el pan rallado con ajo.
Cuando tenemos todo en orden, rebozamos cada rodaja según el método tradicional: remojamos en la leche, pasamos por el harina, remojamos otra vez en la leche y finalmente pasamos por el pan rallado.
Por último, se fríen los tomates en abundante aceite y, cuando vayan estando fritas las rodajas, se ponen a escurrir en papel de cocina antes de ponerlas en el plato de servir.
Nosotros lo pusimos como acompañamiento de una ensalada verde, pero se pueden poner con tortilla de patatas, como entremés, con carne asada… o como hacen en EEUU con salsa picante o mayonesa. Es un plato que va con todo y que no os defraudará.
Y muy fácil de hacer.

y como dice la frasse del día:

Posiblemente la crema de higos más rica del mundo y sin un gramo de azúcar

Esta crema de higos es deliciosa a la par que rápida de hacer y muy versátil:se puede tomar con yogur, con queso fresco, utilizar de relleno para bizcochos o comer como postre, añadiéndole una bola de helado o unas nueces. No se tarda nada en hacer y está llena de propiedades; tiene mucha fibra, calcio y aporta mucha energía. Solo tiene un inconveniente: los higos son una fruta muy de temporada y delicada. Así que si os gusta la idea podéis hacer acopio de higos estos días y congelar para el invierno.

Ingredientes:

  • Un kilo de higos
  • Dos limones
  • Media copita de Pedro Ximénez
  • Canela en rama para adornar (opcional)
  • Anís estrellado para adornar (opcional)
  • Medio vaso de agua
  • Una nuez por cada vasito.

Se lavan bien los higos y se les quita el rabito y la parte de abajo. Los ponemos en un cazo a fuego medio con el zumo de los limones y el Pedro Ximénez hasta que se deshagan (unos veinte minutos). Añadimos el agua y después de un rato pasamos la batidora. Y ya está. La servimos en vasitos junto a la nuez en trocitos.
Sugerencia de presentación: en la foto hemos puesto la crema con yogur griego bien batido y la hemos tomado como desayuno, bien fría, junto con una tosta con jamón y un zumo de mango. No solamente es un alimento sano; si os gustan los sabores dulces, pero sin una gota de azúcar, esta crema os encantará.

Y para terminar la frase de hoy:

En tiempo de higos, no hay enemigos.